miércoles, 29 de octubre de 2008

Caos y cosmos valenciano

El PP desatiende, desde hace no poco tiempo, algunas áreas prioritarias para el buen desarrollo de la ciudadanía en la Comunitat Valenciana. Ayer tuve que hacer un recorrido médico de antología para unas pruebas en mi hospital de referencia. Comencé mi periplo a las ocho de la mañana y llegué a la estación de destino a las dos del medio día. Toda una jornada laboral para hacerme una analítica de sangre, un electro y una consulta médica rutinaria. El estado de ánimo de los que esperábamos de pie en algún pasillo del complejo hospitalario cambiaba a medida que pasaban las horas. El semblante adormecido por el madrugón se tornó en uno disgustado en mis compañeros de viaje, algunos en ayunas durante más de tres horas.
En no pocos corrillos se podían escuchar quejas contra la gestión de la sanidad de los responsables políticos valencianos pero siempre había una contrarréplica en defensa de la alcaldesa más populista de la historia española. Yo tengo la teoría de que mientras la gente siga tan cegada dejándose embaucar por los populares con su tirón fallero y similares glorias festivas patrimonio del pueblo, la cosa no cambiará. Hace pocos días Rita Barberá se rodeó de pompa y boato como es costumbre en ella para llamar por teléfono a sus falleras del año. La alegría de las familias que confirmaron la noticia de que sus hijas serían la imagen viva de la fiesta ante el mundo, contrasta con la desesperación por la que atravesiesan los rectores de la Universidad de Valencia. Éstos dicen que la situación económica es insostenible fruto de la deuda que tiene la Generalitat con dicha institución. El rector afirma que la situación será absolutamente insoportable para las cinco universidades públicas de nuestro territorio. Todo esto lo pueden ver en la página web de la propia universiadad pero aquí les dejo un enlace más breve para que hagan picoteo.
Otra voz de alarma grita desesperadamente hoy. Nos referimos al estudio que ha realizado la firma de recursos humanos Adecco en la Comunitat. En nuestro suelo faltan mil doscientos médicos en total. De ellos se estima que aproximadamente hacen falta unos novecientos generalistas y unos trescientos especialistas. Sumen, resten y verán como las cuentas cuadran. Los médicos que buscamos todos desesperadamente sencillamente no están en España ni tampoco aquí en casa. Se fueron a lugares donde estaban mucho mejor pagados y gozaban de más prestigio y reconocimiento social. Me pregunto si tendrá algo que ver lo que les estoy contando con mi espera de ayer ante las puertas de la consulta médica.
Resumiendo: los políticos conservadores de la Comunitat Valenciana han aprendido mucho de la filosofía griega que les enseñaron sus profesores de pago en los años mozos. Tenemos mucho caos, mucho desmadre y la casa desatendida. Eso se combate con una buena dosis de cosmos: exaltación fallera, inauguración de palacios, puentes y jardines que no se pueden regar sin el agua de los manchegos. Pero mientras se perpetúe la política de inauguración de fachadas seguirá siendo un infierno ir al médico de su ambulatorio o que a su hijo le den una enseñanza de calidad en el instituto de su barrio. ¿Acaso eso le importa a alguien? ¡Que sigan sonando los pasodobles de antaño! Camps, Rita y los suyos saben que, ante el caos, ésa es la mejor medicina. Yo siempre he preferido a Bach porque concibe el mundo como un lugar armónico en el que el hombre está a salvo. Así me quito tanta caspa de encima. Lo que probablemente no sospechen los populares es que cada vez somos más los concienciados del caos y menos los que participamos de su falso cosmos.
Hasta mañana valencianos indefensos. Hasta mañana rectores en la ruina. Hasta mañana médicos emigrantes. Hasta mañana J.



2 comentarios:

Toni dijo...

Despues de tu texto, difícilmente podré finalizar mi comentario con las dos palabrejas habituales.
Si dinero ya no quedaba porque se lo apropiaron "los otros". Si nos niegan los medios (y medicos) para tener salud (aunque luego, por las esquinas van diciendo que la culpa la tiene Zapatitos). Si nos niegan la posibilidad de que el conocimiento nos haga entender el amor...
Solo queda lo que Garcia Lorca dedicó a Walt Whitman: "Duerme, no queda nada."

MªCarmen González Vidal dijo...

No encuentro adjetivos para decir lo bien que lo dices todo, eres sencillamente genial. P
Por lo que respecta a la sanidad ni que decir tiene que las colas en los ambulatorios y lo mal que funciona todo es denunciable y así lo hice yo el otro dia.
Os cuento sin ánimo de aburrir que fui al médico de cabecera de urgencia a las 8 de la mañana porque en mi garganta parecia que habian anidado un par de pelotas de ping-pong, y la administrativa de turno me dice que me tenia que ir a casa porque eso no era una urgencia. Que volviera a eso de la 1.
Mi imposibilidad a la hora de tragar al menos me dejó decir unas palabras:"Deme una hoja de reclamaciones" sin más, en ella puse qué de que estudios médicos gozaba la susodicha para valorar si lo que estaba padeciendo era o no una urgencia, de ipsofacto llamó al médico y a la media hora ya estaba atendida y con mi antibiótico debajo del brazo.
Creo que hay que reivindicar aquello que nos parece injusto, entre otras cosas, porque la gente no está acostumbrada ha hacerlo y mientras yo salia de allí un poco mas satisfecha, el anciano al que observaba, pacientemente en la cola hacia unas horas seguia alli esperando a que alguien le hiciera caso.
Cuando vemos que las instituciones no se ocupan de lo que toca debemos de poner nuestro granito de arena para cambiar las cosas.
Un beso J
Un beso M